Cuestiones procesales de actualidad en el orden social

enero de 2015   Ana María Orellana Cano

La difícil coordinación entre el procedimiento de impugnación del despido colectivo y los despidos individuales derivados del mismo

La grave situación de crisis económica que atraviesa nuestro país, ha provocado una enorme proliferación de despidos colectivos por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, lo que ha ocasionado la preocupación del legislador, que se pone de manifiesto en la importante labor legislativa llevada a cabo en un escaso periodo de tiempo. De este modo, el Real Decreto ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, abordó la modificación de la Ley 36/2011, de 10 de octubre, reguladora de la Jurisdicción Social, -cuando tan sólo habían transcurrido dos meses de su entrada en vigor-, introduciendo en esta materia, una nueva modalidad procesal, el procedimiento de despido colectivo, que supone un cambio relevante respecto del régimen procesal anterior. A su vez, la Ley 3/2012, de 6 de julio, de reforma urgente del mercado de trabajo, contempla algunas modificaciones respecto de la redacción contenida en el Real Decreto ley reseñado, perfilando el procedimiento del despido colectivo, contemplado en el artículo 124 de la Ley de la Jurisdicción Social, en dos modalidades, la individual y la colectiva.

¿Quiere acceder al contenido completo?
Si es socio o suscriptor, debe iniciar sesión. Caso contrario puede suscribirse o darse de alta como socio en la Asociación Nacional de Laboralistas.
Suscribase GRATIS
Aquí y ahora, y acceda al contenido completo de todos los artículos y noticias
O hagase socio
de ASNALA
Si es socio o suscriptor
Debe iniciar sesión para acceder al contenido completo de las noticias
¿Olvidó su contraseña?
No hay problema, recupere sus datos de acceso al sistema

Comentarios

Ángel

Socio de ASNALA
28/01/15
18:40

Recientemente, la Audiencia Nacional, en el Despido Colectivo 157/2014 ha concluido en su sentencia el carácter condenatorio de la misma (a la readmisión y abono de salarios) con base a las remisiones sucesivas desde el nuevo art. 124.11 al 123.2 y 3 y de estos definitivamente al 113. Esto conlleva primero la necesidad de consignar las cantidades para recurrir (no considera óbice la falta de concreción, basta con que consignen y expliquen por qué consignan esa cantidad) y por otro lado surge la posibilidad de ejecución colectiva ante la Audiencia nacional. El problema es que sólo podrán ejecutar los legitimados, es decir los sindicatos y conforme al art. 247 de la LJS.
Se complicaría más en el caso de que la empresa condenada estuviera en concurso de acreedores. ¿Se podría iniciar la ejecución en el ámbito social o estaría legitimado el Juez mercantil para inclsuso resolver readmisiones irregulares?


Roberto

Socio de ASNALA
12/02/15
12:27

Como sabemos la pieza de readmisión irregular (incidente de no readmisión) tiene una doble naturaleza (declarativa y económica) En el caso de las readmisiones irregulares de carácter colectivo de empresas declaradas en concurso, el juez del concurso no podría entrar a conocer ni por tanto resolver sobre la parte declarativa de la misma, competencia que sigue teniendo el juez de lo social. Las competencias del juzgado de lo social terminan con el auto que determine si ha habido o no readmisión irregular y en su derecho los derechos económicos de la misma...que no podrán ser ejecutados en sede social y sí reconocidos como créditos contra la masa en sede mercantil.


¿Quiere comentar este artículo?
Si es socio o suscriptor, debe iniciar sesión. Caso contrario puede suscribirse o darse de alta como socio en la Asociación Nacional de Laboralistas.