Abono de salarios de tramitación cuando la misma sentencia fija: indemnización por despido improcedente y extinción laboral por readmisión imposible

martes 27 de septiembre de 2016

Tribunal Supremo (Sala de lo Social, Sección 1ª) Sentencia núm. 706/2016 de 21 julio (JUR/2016/194259). Recurso de casación para la unificación de doctrina 879/2015. Ponente: Jordi Agustí Juliá

El demandante trabajó para la empresa demandada desde 2 de marzo de 2010, hasta que esta le comunica la extinción de su contrato de trabajo por razones objetivas el 17 de enero de 2013, donde la fecha de efectos el cese se establece para el 1 de febrero de 2013. Asimismo la indemnización no se pone a disposición por falta de liquidez y el centro de trabajo donde el demandante trabajaba ya está cerrado y sin actividad.

La sentencia del Juzgado de lo Social declara la improcedencia del despido con efectos de 1 de febrero de 2013 y condena al FOGASA a la indemnización por imposibilidad de readmisión demandada a abonar al actor 7.465,94 euros, declarando extinguida la relación laboral a fecha de la sentencia.

Sin embargo, en suplicación el TSJ revoca parcialmente la sentencia y condena a la demandada a abonar la cantidad de 15.254,12 € en concepto de salarios de tramitación, ya que haciendo una interpretación literal del art. 110.1.b) LRJS no se pueden paralizar los salarios de tramitación a la fecha del despido, ya que en realidad no se ha optado por la indemnización, sino que la readmisión es imposible, por lo que los efectos no son los mismos que los de la opción a favor de la indemnización del art. 56 ET, en el que la indemnización se calcula considerando la fecha del despido, no la fecha de la sentencia de improcedencia.

El Abogado del Estado interpone el Recud y aporta como sentencia de contraste la dictada por la misma Sala de Galicia de 24 de enero de 2014 (recurso. 3716/2013), en donde se dice que «si en las previsiones del art. 56 ET el abono de los salarios de tramitación se vincula a la readmisión y no a la indemnización, es claro que cuando sólo se dispone el pago de la indemnización, no hay base legal alguna para fundamentar la obligación de pago de dichos salarios. Y tal base legal, tampoco existe en el momento actual habida cuenta que la redacción vigente del art. 56 ET a fecha 24-2-2013 (la establecida por el RD 3/2012) solo se establece el abono de los salarios de tramitación cuando la opción sea por la readmisión, lo que no es el caso de autos». Por lo que los salarios de tramitación no deben abonarse desde la fecha de despido hasta la de cese en tanto que el precepto legal no contempla dicha circunstancia.

El TS, después de confirmar el requisito de la contradicción, se pronuncia sobre el fondo del asunto, que no es otro que «determinar si procede la condena al abono de los salarios de tramitación, cuando en la misma sentencia de instancia además de fijar la indemnización correspondiente a la improcedencia del despido, se extingue la relación laboral por la imposibilidad de la readmisión al haber cesado la empresa en su actividad».

Y así dice que, de una interpretación literal del art. 110.1.b) LRJS se concluiría que «no procede la condena a salarios de tramitación, al no estar expresamente prevista esta condena en el citado precepto». Sin embargo, la práctica de los Juzgados de lo Social viene aceptando el devengo de dichos salarios, ya que de otro modo afectaría a la finalidad de la norma y perjudicaría al trabajador cuyo despido ha sido declarado improcedente que, además, no cuenta ni siquiera con la posibilidad de la readmisión. Para ello los Juzgados ponen en conexión el artículo 110.1.b) de la LRJS, respecto a salarios de trámite, con las previsiones de otros preceptos:

  • Art. 56.3 ET: derecho a salarios de tramitación cuando concurre opción tácita de la empresa por la readmisión.
  • Arts. 278 a 286 LRJS: la ejecución de las sentencias firmes de despido.
  • Y en concreto el art. 286.1: «…cuando se acreditase la imposibilidad de readmitir al trabajador por cese o cierre de la empresa obligada o cualquier otra causa de imposibilidad material o legal, el juez dictará auto en el que declarará extinguida la relación laboral en la fecha de dicha resolución y acordará se abonen al trabajador las indemnizaciones y los salarios dejados de percibir que señala el apartado 2 del artículo 281».

Dicho lo anterior, el TS apoya dicha conducta de los Juzgados «por principios de economía procesal, y tutela judicial efectiva en relación con el necesario resarcimiento del daño en igualdad de condiciones» lo que «implica el reconocimiento del derecho del trabajador despedido de forma improcedente a percibir los salarios de tramitación desde la fecha del despido hasta la fecha de la sentencia que declare la extinción de la relación laboral» siempre que se cumplan siempre dos condiciones:

  1. «Que la extinción de la relación laboral sea solicitada expresamente por el trabajador demandante; y,
  2. Que en el acto del juicio se acredite la imposibilidad de su readmisión por cese o cierre de la empresa obligada o cualquier otra causa de imposibilidad material o legal».

Por lo tanto desestima el Recud y confirma la sentencia del Juzgado de lo Social.


Comentarios

Por el momento esta noticia no tiene comentarios. ¡Sé el primero en participar!

¿Quiere comentar esta noticia?
Si es socio o suscriptor, debe iniciar sesión. Caso contrario puede suscribirse o darse de alta como socio en la Asociación Nacional de Laboralistas.
Suscribase GRATIS
Aquí y ahora, y acceda al contenido completo de todos los artículos y noticias
O hagase socio
de ASNALA
Si es socio o suscriptor
Debe iniciar sesión para acceder al contenido completo de las noticias
¿Olvidó su contraseña?
No hay problema, recupere sus datos de acceso al sistema