Absorción y compensación de salarios: evolución jurisprudencial

viernes 24 de marzo de 2017

STS (Sala de lo Social, Sección 1ª), núm. 16/2017, de 10 de enero, rcud. 518/2016 (RJ/2017/219) Ponente: Antonio V. Sempere Navarro.

Un grupo de trabajadores recurre en casación al ver desestimadas sus pretensiones en instancia y suplicación. En ambas resoluciones los magistrados entienden que la absorción y la compensación llevadas a cabo por por la empresa sobre el “complemento personal convenido” respecto de los incrementos salariales de “promoción profesional” y “antigüedad” son conformes al ET y al convenio del sector (XVI Convenio Colectivo Estatal de empresas de consultoría y estudios de mercado y de la opinión pública). Los trabajadores, sin embargo, presentan como sentencia de contraste una con hechos idénticos que se pronuncia en sentido contrario.

Finalmente, el TS, siguiendo los argumentos de la fiscalía, declara la falta de contenido casacional al existir ya doctrina reiterada en hasta 5 sentencias de la misma Sala la cual cambia el rumbo de la anterior, no siendo por ello aplicable la sentencia de contraste aportada por los trabajadores; sin embargo, no le da la razón en cuanto al efecto positivo de cosa juzgada ya que, aunque haya una resolución anterior en sentido contrario de otros trabajadores de la empresa, este no queda vinculado por aquel, además de que los trabajadores afectados en este proceso son distintos, lo cual no quita que la resolución precedente pueda condicionar el fallo, pero no lo vincula.

Dicho lo anterior, el TS aprovecha para repasar la evolución jurisprudencial sufrida por estos conceptos.

1. Doctrina inicial del TS sobre la absorción:

SSTS de 19 abril de 2012 (rec. 526/2011), de 20 julio de 2012 (rec. 43/2011) y de 28 de febrero de 2005 (rec. 2486/2004), entre otras. Esta doctrina entiende que no se puede absorber la subida salarial por ascenso de categoría y antigüedad con un "complemento personal convenido".

STS de 19/04/2012 -rec.526/2011-: «Es claro que sería un fraude que, obtenido el ascenso a una categoría superior por un trabajador y, consiguientemente, el derecho a obtener el superior salario base correspondiente a dicha superior categoría (...) esa diferencia salarial desapareciera por entender que la misma ha quedado absorbida en el complemento personal convenido» Y continúa: «Hay que recordar, como hace la STS de 28/2/2005 (Rec. 2486/2004) que "la doctrina de esta Sala ha señalado con reiteración que la institución de la compensación y absorción (...) tiene por objeto evitar la superposición de mejoras salariales que tengan su origen en diferentes fuentes reguladoras" y por ello ha de producirse "necesariamente en el marco de retribuciones que presenten la necesaria homogeneidad (sentencias de 15/10/1992 y 10/6/1994)". (...) Y exactamente lo mismo ocurre con el derecho a percibir un salario base superior por haber ascendido de categoría, que en absoluto puede verse afectado negativamente por el hecho de que el trabajador disfrute de un complemento personal convenido».

2. Doctrina actual del TS sobre la absorción:

En la nueva doctrina, ya contenida en hasta 5 sentencias del TS, «el referido complemento sí puede ser absorbido y compensado con los incrementos salariales derivados de la promoción profesional (ascensos) o de mayor antigüedad (cumplimiento de nuevos trienios)». SSTS 03 julio 2013 (rec. 279/2011), 21 enero 2014 (rec. 99/2013), 13 marzo 2014 (rec. 122/2013), 8 mayo 2015 (rcud. 1347/2014) y 9 marzo 2016 (rec. 138/2015).

Y es que, de una interpretación de los artículos 7 y 8 del Convenio, se desprende que «el complemento personal se diseña, desde un primer momento, como absorbible, lo que implica la posibilidad de su neutralización económica natural y originaria por otro»; y es que la finalidad de la compensación y absorción es neutralizar la acumulación de los incrementos salariales provenientes de diversas fuentes, garantizando que el trabajador perciba el salario que en conjunto le resulte más beneficioso, por lo que se llega a la conclusión de que el CC «admite la compensación y absorción de todas sus condiciones económicas respecto de las mejoras que se establecieran por cualquier causa, con la única excepción de aquellos conceptos que expresamente fuesen excluidos».

Respecto de otro de los argumentos, tampoco se puede entender que haya una condición más beneficiosa «puesto que el requisito a tal efecto es el voluntario reconocimiento de un derecho, una voluntad inequívoca de su concesión, lo que no concurre en absoluto, tal como se deduce de los términos en los que la empresa comunica el salario bruto anual a los trabajadores, aludiendo expresamente a la absorción y compensación».

Respecto del complemento personal, se llega a la conclusión de que el requisito de la homogeneidad no es necesarioen principio la compensación y absorción que recoge el art. 26.5 ET tiene por objeto evitar la superposición de mejoras salariales que tengan su origen en diferentes fuentes reguladoras, de forma que el incremento de un concepto salarial contenido en una fuente normativa o convencional quede neutralizado por cualquier otro incremento con origen en fuente distinta, lo que implica que, en principio, la compensación tenga que producirse necesariamente en el marco de retribuciones que presenten la necesaria homogeneidad, al menos en el orden de la función retributiva»). Sin embargo, a pesar de estar ante complementos diferentes (uno que remunera por unidad de tiempo frente a otro que lo hace por resultado del trabajo), no hay vulneración del principio de indisponibilidad del art. 3.5 ET, ya que este complemento personal no está contenido ni en el CC, ni «tampoco está contemplado en ninguna disposición legal de derecho necesario y únicamente es el resultado de la concertada voluntad individual de los contratantes (no de la ley ni de pacto colectivo alguno), por lo que habrá de estarse a sus propios términos y condiciones». De esta manera, si bien tradicionalmente el TS venía exigiendo esa homogeneidad, entiende ahora «que esta regla reviste naturaleza dispositiva, siendo posible exceptuar su aplicación si se acuerda expresamente».

Así, finalmente, se debe concluir que la absorción y compensación deben tener un tratamiento individualizado en función de las concretas mejoras o conceptos en cuestión y que la exigencia de homogeneidad en el caso de remuneraciones complejas deberá tratarse siempre en función de lo que ha sido pactado y siempre y cuando «los salarios realmente abonados sean más favorables que los fijados en el orden normativo o convencional correspondiente».

Por todo lo anterior, el TS da la razón al fiscal en cuanto falta de contenido casacional por existir doctrina consolidada y no se la da respecto de la cosa juzgada, pues ya ha quedado claro que las partes litigantes son distintas. Por ello, desestima el recurso y declara la firmeza de la sentencia recurrida.


Comentarios

Por el momento esta noticia no tiene comentarios. ¡Sé el primero en participar!

¿Quiere comentar esta noticia?
Si es socio o suscriptor, debe iniciar sesión. Caso contrario puede suscribirse o darse de alta como socio en la Asociación Nacional de Laboralistas.
Suscribase GRATIS
Aquí y ahora, y acceda al contenido completo de todos los artículos y noticias
O hagase socio
de ASNALA
Si es socio o suscriptor
Debe iniciar sesión para acceder al contenido completo de las noticias
¿Olvidó su contraseña?
No hay problema, recupere sus datos de acceso al sistema