Cuando un compañero llegó hasta el Supremo reclamando mejor trato de un magistrado del orden social

martes 31 de mayo de 2016

Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso. Sentencia de 2 de Mayo de 2011, recurso número: 4/2009. Ponente: PABLO MARIA LUCAS MURILLO DE LA CUEVA.

En esta ocasión queremos rescatar, para curiosidad de los lectores, una sentencia de hace varios años que resolvía un recurso contencioso administrativo interpuesto por uno de nuestros compañeros contra el magistrado que reaccionó de manera un poco desproporcionada en fase de prueba.

Los hechos que relataba la denuncia consistían en que en dicho juicio, el magistrado preguntó al letrado si existía alguna demanda con anterioridad a las acumuladas y en ese momento el Letrado dijo que no.

En fase probatoria, y al examinar el magistrado la misma se encontró con que a título informativo e ilustrativo, se acompañó una sentencia dictada por un Juzgado de lo Social, cuya vista oral se había celebrado recientemente.

El Juzgador a quo, de manera totalmente desaforada decidió que dicha sentencia pasase a formar parte de la prueba documental y manifestó que tomaría las medidas oportunas, por entender que el Letrado no había obrado correctamente y le impidió hacer algunas manifestaciones que, sí llevó a efecto en la fase procesal de conclusiones.

Las razones que llevaron al magistrado a responder de ese modo, están relacionadas con las fechas de presentación de la demanda pues medió acumulación y entendió que la parte actora ocultó deliberadamente al juzgado la pendencia de al menos otra demanda en flagrante quiebra de la necesaria objetividad y de la predeterminación normativa del órgano judicial sin perjuicio de constatar la mala fe procesal con la que había procedido, a juicio del magistrado, la parte actora.

La Sala, tras haber visto la grabación del juicio oral concluye que durante el mismo no se produce actuación alguna que pueda constituir, ni tan siquiera indiciariamente, trato desconsiderado alguno, no apreciándose en absoluto esa actitud "desaforada" y ese comportamiento "inadmisible y echazable" que alegaba el compañero.

Según su criterio, el Magistrado se limita a exponer al Letrado su parecer sobre la acumulación de pleitos, para que éste en el trámite de conclusiones, exponga lo que estime oportuno.

Las expresiones de la sentencia a las que se refiere el denunciante tampoco constituyen trato desconsiderado y ofensivo sino "parte esencial del razonamiento jurídico en el que se apoya la decisión".


Comentarios

Por el momento esta noticia no tiene comentarios. ¡Sé el primero en participar!

¿Quiere comentar esta noticia?
Si es socio o suscriptor, debe iniciar sesión. Caso contrario puede suscribirse o darse de alta como socio en la Asociación Nacional de Laboralistas.
Suscribase GRATIS
Aquí y ahora, y acceda al contenido completo de todos los artículos y noticias
O hagase socio
de ASNALA
Si es socio o suscriptor
Debe iniciar sesión para acceder al contenido completo de las noticias
¿Olvidó su contraseña?
No hay problema, recupere sus datos de acceso al sistema