Discriminación genética

martes 03 de octubre de 2017

Tal es el ritmo de desarrollo y avance de la denominada "ingeniería genética", que cuestiones o problemas hace no mucho aparentemente irresolubles relacionados con determinadas enfermedades o bien su predisposición a padecerlas, son al día de la fecha perfectamente normales de resolver. No sólo hablamos de todo lo relacionado con la fecundación in vitro, sino con las posibilidades de alterar de manera controlado el denominado perfil genético para conseguir la inmunidad contra determinadas enfermedades genéticas de carácter mortal. Precisamente por ello se realizan fecundaciones in vitro y comprueban el ADN del óvulo fecundado.

Si embargo este sensato punto de partida abre un campo de inexcrutables posibilidades no sólo con el objetivo de suprimir enfermedades mortales sino de utilizar esta misma ingeniería y tecnología para diseñar, mejorar y potenciar los perfiles genéticos, quedando a voluntad de los progenitores tomar estas decisiones. Hablamos de mejorar "a la carta" la especie. Desde luego no pocos son los interrogantes de carácter ético y social que nos asaltan ante tal posibilidad. Destaco la posible discriminación “social” de poder elegir (y costearse) estos tratamientos privados y costosos sólo accesibles para una franja muy concreta y minoritaria de la sociedad. El profesor Yuva Noah Harari en su recomendabilísimo "Homo Deus", profundiza en esta idea y sostiene: "Fecundar varios óvulos y elegir el que tenga mejor combinación. Cuando la investigación con células madre nos permita crear una provisión ilimitada y barata de embriones humanos, podremos seleccionar nuestro bebé óptimo de entre centenares de candidatos, todos los cuales portarán nuestro ADN y serán perfectamente naturales, y ninguno de los cuales requerirá ninguna ingeniería genética futurista. Repitamos este procedimiento durante algunas generaciones y podremos terminar fácilmente con superhumanos (o con una distopía terrorífica)".

Si tuviéramos que observar y analizar este horizonte nada descabellado, desde la perspectiva de su aplicación al ámbito de las relaciones de trabajo y muy especialmente a los recursos humanos de cualquier organización, o lo que es lo mismo, ¿ante qué debates jurídicos nos enfrentaríamos con el avance de esta tecnología?...¿nos podrán solicitar que enviemos por email nuestro ADN, en lugar de nuestro currículo, a nuestros empleadores en procesos de selección de personal? ¿Podrá un empresario favorecer a un candidato porque su ADN tenga mejor aspecto? o en su consecuencia ¿querellarnos en estos casos por haber sufrido "discriminación genética" ? Una vez incorporados a nuestro puesto de trabajo, ¿podrán tener las empresas derecho a pedirnos nuestros perfiles de ADN con el objetivo de disponer de informar que les permita, por ejemplo aumentar las primas (de los seguros de incapacidades o de vida) si descubren una alteración genética que nos predisponga a un comportamiento de carácter temerario? o ¿resolver nuestro contrato laboral por esta misma causa?.

Desde luego este debate no se entendería sin la incorporación de principios de naturaleza ética que muy probablemente afectarán a los concretos avances que se irán planteando en la propia ingeniería genética. En todo caso, desde la perspectiva del especialista en derecho del trabajo conviene observar con mucha atención cómo avanza el fenómeno y qué soluciones se pueden avanzar, al menos sobre el marco jurídico actual.

Roberto Fernández Villarino
Vicepresidente Asociación Nacional de Laboralistas


Comentarios

Por el momento esta noticia no tiene comentarios. ¡Sé el primero en participar!

¿Quiere comentar esta noticia?
Si es socio o suscriptor, debe iniciar sesión. Caso contrario puede suscribirse o darse de alta como socio en la Asociación Nacional de Laboralistas.
Suscribase GRATIS
Aquí y ahora, y acceda al contenido completo de todos los artículos y noticias
O hagase socio
de ASNALA
Si es socio o suscriptor
Debe iniciar sesión para acceder al contenido completo de las noticias
¿Olvidó su contraseña?
No hay problema, recupere sus datos de acceso al sistema