Improcedente el despido de una trabajadora que regaló un artículo destinado a la basura

jueves 22 de octubre de 2015

Tribunal Supremo, Sala de lo Social. Auto de 9 de septiembre de 2015, recurso número 3825/2014.

Hechos. La trabajadora prestaba servicios desde el año 1994 para una empresa con la categoría de gerente de pescadería.

El 3 de octubre de 2013, la trabajadora despachó a una clienta e incluyó en su paquete una pieza de la pescadería sin cobrar. Tras la sospecha de una compañera y la revisión del paquete antes de que la clienta saliera del supermercado, el máximo responsable del centro citó a la trabajadora en su despacho. El responsable preguntó a la trabajadora, quien reconoció y justificó su conducta en que el producto se iba a tirar y, por tanto, era mejor que una clienta lo aprovechara.

Finalmente, el responsable le recordó la prohibición expresa existente tanto de consumir, llevarse o regalar productos destinados a las roturas al no poder asegurarse los estándares de calidad para el consumo. Y, la trabajadora, tras salir del despacho, abonó en la caja un ticket en compensación del producto regalado.

Pasado el día del incidente, el 5 de octubre de 2013, fue despedida disciplinariamente por la comisión de una falta laboral muy grave, contraviniendo el artículo 34 del convenio colectivo de aplicación. La comunicación escrita especificaba haber actuado fraudulentamente y con abuso de confianza aprovechando las particularidades de su puesto de trabajo, al regalar a una clienta un producto que se iba a tirar.

El artículo 34 del Convenio Colectivo de aplicación, estipula falta laboral muy grave:

"El robo, hurto o malversación cometidos tanto a la empresa como a los compañeros de trabajo, sea cual fuere el importe (...), la apropiación indebida de productos destinados a la basura o promoción (roturas, rs...)".

La trabajadora demandó a la empresa y el Juzgado de lo Social resolvió considerando el despido improcedente. El Tribunal Superior de Justicia declaró que la conducta de la trabajadora no constituía un robo, hurto o malversación o apropiación indebida ni podía ser equiparada a ninguna de ellas, y, en todo caso, la conducta podría ser constitutiva de una desobediencia a los superiores en el ejercicio de sus funciones, tipificada como falta grave.

Ante el citado pronunciamiento, la empresa recurre en casación para la unificación de doctrina, pero el Tribunal Supremo no ve contradicción entre las sentencias. En la sentencia recurrida, consta acreditado que la trabajadora, no contabilizó uno de los dos productos servidos a una clienta alegando que como no lo podían aprovechar, mejor que lo hiciera alguien y no tuviera que ser tirado, mientras que, en la sentencia de contraste, consta probado que por parte de la trabajadora, se procedió a regalar a un cliente una gran cantidad de productos cárnicos, tratando seguidamente de ocultar su ilícita actuación. Por lo que, el presente Auto declara la firmeza de la sentencia recurrida.


Comentarios

Por el momento esta noticia no tiene comentarios. ¡Sé el primero en participar!

¿Quiere comentar esta noticia?
Si es socio o suscriptor, debe iniciar sesión. Caso contrario puede suscribirse o darse de alta como socio en la Asociación Nacional de Laboralistas.
Suscribase GRATIS
Aquí y ahora, y acceda al contenido completo de todos los artículos y noticias
O hagase socio
de ASNALA
Si es socio o suscriptor
Debe iniciar sesión para acceder al contenido completo de las noticias
¿Olvidó su contraseña?
No hay problema, recupere sus datos de acceso al sistema