Las indemnizaciones a abonar por el FOGASA cuando el empresario no satisface su totalidad en el marco de un ERE

jueves 30 de julio de 2015

Tribunal Supremo, Sala de lo Social. Sentencia de 29 de junio de 2015, recurso número 2082/2014.

Hechos. Los contratos de ocho trabajadores se extinguieron en el marco de un ERE a fecha 30 de septiembre de 2010. En el acuerdo alcanzado, se fijaba a pagar por la empresa, una indemnización de 30 días por año de servicio, en un plazo máximo de 18 mensualidades a razón de 1.067 euros por persona y mes, a partir de enero de 2011.

Conforme al acuerdo, la empresa satisfizo a cada uno de los trabajadores los seis primeros pagos acordados (6.402 euros) y tras reclamación, los trabajadores obtuvieron sentencia condenatoria de la empresa al pago de la cantidad que restaba por abonar.

Durante los procedimientos judiciales, la empresa fue declarada en concurso. Los trabajadores solicitaron ante el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) las prestaciones indemnizatorias, tras lo cual, se resolvió reconocer, en concepto de indemnización, las cantidades resultantes de deducir de los legales 20 días por año los importes ya percibidos (6.402 euros).

Los trabajadores consideran que, la cantidad consistente en 6.042 euros, abonados por la empresa a cada uno, debería imputarse a la mejora pactada en el ERE, y que el FOGASA es un deudor subsidiario y, por tanto, no es dicho Organismo el que ha efectuado el pago.

El Tribunal Superior de Justicia les da la razón, pero la decisión es recurrida por el Abogado del Estado, que denuncia la infracción de los artículos 33.2 del Estatuto de los Trabajadores y 19.1 del Real Decreto 505/1985, de 6 de marzo, sobre organización y funcionamiento del Fondo de Garantía Salarial, en relación con la doctrina jurisprudencial contenida en la sentencia del Tribunal Supremo de 24 de abril de 2001 (rcud. 2102/00).

Ante la cuestión, el Tribunal Supremo aclara que, con independencia de lo que se pueda pactar en el proceso concursal, se calcularán sobre la base de veinte días por año de servicio. Y cuando los trabajadores solicitaran al FOGASA, el abono de la parte de indemnización no satisfecha por el empresario, el límite de la prestación indemnizatoria a cargo del Fondo se reducirá en la cantidad ya percibida por aquéllos. Así es, que, no cabe hacer legal imputación de pagos, "el nacimiento del derecho a obtener la indemnización de tal Organismo se produce, a todos los efectos, con la declaración de la insolvencia empresarial".

Y afirma que "entender lo contrario...equivaldría a dejar la institución de garantía, su patrimonio, su financiación y, por reflejo, el porcentaje de cotización que corresponde a los empresarios, a disposición de la autonomía colectiva."


Comentarios

Por el momento esta noticia no tiene comentarios. ¡Sé el primero en participar!

¿Quiere comentar esta noticia?
Si es socio o suscriptor, debe iniciar sesión. Caso contrario puede suscribirse o darse de alta como socio en la Asociación Nacional de Laboralistas.
Suscribase GRATIS
Aquí y ahora, y acceda al contenido completo de todos los artículos y noticias
O hagase socio
de ASNALA
Si es socio o suscriptor
Debe iniciar sesión para acceder al contenido completo de las noticias
¿Olvidó su contraseña?
No hay problema, recupere sus datos de acceso al sistema