Los permisos retribuidos y las amonestaciones o sanciones no pueden suprimir el derecho de los trabajadores a la percepción de los incentivos

jueves 23 de junio de 2016

Sentencia 102/2016 de la Audiencia Nacional, de 8 junio. Procedimiento 131/2016. Ponente: RICARDO BODAS MARTÍN.

La presente Sentencia debate el plan de incentivos contenidos en el convenio colectivo impugnado por los sindicatos, que penaliza el absentismo de los trabajadores reduciendo, o incluso llegando a suprimirlo, en tres situaciones que la Sala analiza.

Sin embargo, antes de entrar en el fondo del asunto, se plantean dos cuestiones previas:

  1. Por un lado, CGT denuncia que la empresa se niega a cumplir sus deberes de información no facilitándoles estos planes, si bien se acredita que está a su disposición en el departamento de recursos humanos, por lo que la pretensión se desestima.
  2. Por otra parte, la empresa demandada alega la incompetencia funcional de la Sala – que se estima – para conocer sobre dos de los cuatro planes de incentivos que tiene la empresa, ya que los planes de incentivos MÁSMOVIL y BANCO POPULAR solo se aplican a centro de trabajo de Madrid y el de ENDESA al de Córdoba, por lo que la Sala entiende que no tiene competencia para pronunciarse sobre ellos, debiendo acudir a los Juzgados de los Social de las respectivas provincias. Sí será competente, sin embargo, para entrar a conocer sobre lo contenido en el plan VODAFONE VENTA VALOR, sobre el que pasa a pronunciarse.

Como decíamos, los demandantes denuncian que el plan de incentivos VODAFONE VENTA VALOR vulnera los derechos reconocidos en Convenio en los siguientes aparatados:

  1. El primero de ellos considera absentismo a los permisos retribuidos (art. 37.3 ET 28 del convenio colectivo aplicable). Se alega que hacer uso, por parte de los trabajadores, de los permisos retribuidos otorgados por Convenio «constituye un manifiesto abuso de derecho, que supone, además, una discriminación indirecta por razón de género», puesto que la plantilla mayoritaria de la empresa está formada por mujeres, que son las que más se ven obligadas a usarlos.

    La empresa, no obstante, justifica su licitud entendiendo que el incentivo prima la asistencia de los trabajadores cuando «no superen determinados límites de absentismo, aunque se trate de absentismo justificado». Razonamiento del cual reniega la Audiencia, que estima la pretensión, entendiendo que los permisos retribuidos son un complemento salarial y que «constituye ciertamente un abuso de derecho negar el incentivo a quienes utilizan permisos retribuidos reconocidos legal y convencionalmente», siendo absurdo reconocer un derecho en convenio para luego penalizarlo. Asimismo, también reconoce que hay discriminación, pues considera acreditado que estas penalizaciones «afectan esencialmente a las mujeres, quienes son mayoría en la empresa y son quienes usan masivamente este tipo de permisos, no habiéndose probado por la empresa, quien cargaba con la prueba (…) que su actuación fuera idónea, razonable y proporcionada».

  2. Diferente opinión tiene respecto del permiso para acompañar a las consultas médicas oportunas, durante el tiempo necesario, a los hijos menores de 9 años que los trabajadores tuvieran a su cargo, o ascendientes mayores de 65, siempre previo aviso y justificación. Opina la Sala que al ser no retribuido su uso «afecta obligatoriamente a todo tipo de retribuciones» y, salvo excepciones, rara vez superará el 5% de absentismo, por lo que dicha excepcionalidad, por definición, no puede considerarse peyorativa.
  3. La empresa también suprime el derecho al incentivo de los trabajadores que hayan sido amonestados o sancionados, ya que entiende que sería absurdo premiar la mala calidad del servicio. Pero tampoco lo ve así la Sala, ya que no viene justificado ni bien diferenciado en el plan cuáles son esas conductas que perjudican la calidad «puesto que la simple lectura del plan de incentivos deja perfectamente claro que se penaliza cualquier amonestación, así como cualquier tipo de sanción, lo que no es admisible, por cuanto provoca mecánicamente, en la práctica, una multa de haber».
  4. Por último, y dando la razón a la empresa, la AN considera razonable que suprimir el incentivo de quienes hayan superado un absentismo mensual del 8% por IT. «Así pues, – continúa la sala – el incentivo controvertido no penaliza propiamente la IT, que constituye ausencia plenamente justificada, pagada al 100% cuando su origen es el accidente de trabajo u hospitalización (…) complementándose también en los supuestos de enfermedad común (…) sino que introduce unos límites, cuya superación, reduce o extingue el incentivo, puesto que uno de sus legítimos objetivos es precisamente la reducción del absentismo y a nuestro juicio la superación del 5% o el 8% de ausencias mensuales por IT nos parece razonable y proporcionado para reducir o suprimir el incentivo».

Por lo tanto, la Audiencia falla:

  • Estimando parcialmente la excepción de incompetencia funcional, pronunciándose solo sobre el Plan de incentivos VODAFONE VENTA VALOR.
  • Estimando la demanda de conflicto colectivo de CGT y UGT, declarando contraria a derecho la supresión del incentivo por los trabajadores que hayan usado los permisos retribuidos; así como la supresión del incentivo cuando el trabajador haya sido amonestado o sancionado.

Finalmente, condena a la empresa a reponer a los trabajadores las cantidades indebidamente deducidas por tales causas.


Comentarios

Por el momento esta noticia no tiene comentarios. ¡Sé el primero en participar!

¿Quiere comentar esta noticia?
Si es socio o suscriptor, debe iniciar sesión. Caso contrario puede suscribirse o darse de alta como socio en la Asociación Nacional de Laboralistas.
Suscribase GRATIS
Aquí y ahora, y acceda al contenido completo de todos los artículos y noticias
O hagase socio
de ASNALA
Si es socio o suscriptor
Debe iniciar sesión para acceder al contenido completo de las noticias
¿Olvidó su contraseña?
No hay problema, recupere sus datos de acceso al sistema