Nueva cuestión prejudicial al TJUE con base en el caso De Diego Porras

jueves 19 de enero de 2017

Auto del TSJ de Galicia (Sala de lo Social, Sección 1ª), de 2 de noviembre de 2016 (Rec. 2279/2016). AS/2016/1642. Ponente: Mª Teresa Conde-Pumpido Touron.

El Juzgado de lo Social declara la improcedencia del despido de un trabajador con contrato temporal de relevo que, a la fecha de la jubilación total de la trabajadores relevada, la empresa extingue por término de la duración determinada (causa objetivo art. 49.1.c) ET). Sin embargo, el trabajador entendía que en la empresa había una costumbre de relevar a los jubilados parciales con familiares y, una vez jubilados totalmente, hacerlos indefinidos. Así lo entendió también la sentencia de instancia.

No de acuerdo con aquella, la empresa recurre en suplicación defendiendo «la inexistencia de una “costumbre” (...) la libertad de empresa (...) [y que] el contrato temporal del actor se ha extinguido válidamente».

En este Auto de suspenso de la tramitación del Recurso de Suplicación por planteamiento de una cuestión prejudicial ante el TJUE, el TSJ de Galicia fundamenta la misma, en primer lugar, haciendo referencia a la normativa aplicable; y en segundo lugar y con base en esta, formulado las cuestiones a aclarar por el TJUE.

  1. Normativa aplicable:
    1. Normativa y Jurisprudencia Europeas:
      • Directiva 1999/70/CE del Consejo, de 28 de junio de 1999, relativa al Acuerdo marco de la CES, la UNICE y el CEEP sobre el trabajo de duración determinada.
      • Jurisprudencia comunitaria:
        • STJUE de 14 de septiembre de 2016 (asunto C-596/14, De Diego Porras), que ha dejado claro que la indemnización por extinción contractual es una “condición de trabajo”.
        • STJUE 22 diciembre 2010 (asuntos C-444/09 y C-456/09, acumulados asunto Gavieiro e Iglesias), donde establece que los principios sobre igualdad de trato y no discriminación forman parte de los principios generales del Derecho de la Unión y deben aplicarse a todos los trabajadores (por tiempo determinado e indefinidos de situación comparable), «salvo que esté justificado un trato diferenciado por razones objetivas».
    2. Normativa y Jurisprudencia Interna:
      • Estatuto de los Trabajadores, artículos 12 (contrato de relevo), 49 (extinción del contrato), 52 (extinción del contrato por causas objetivas) y 53 (formas y efectos de la extinción por causas objetivas)
      • Jurisprudencia del TS:

        • STS de 11/03/2010, Rec. 135/2009, (RJ/2010/1481), donde se dice, entre otras cosas, que «En el contrato de relevo, si el jubilado lo hiciera con carácter total, el puesto ocupado, salvo negociación acerca del particular, sería disponible para la empresa».
        • STS 23/11/2011, Recud. 3988/2010 (RJ/2012/1470), sobre la finalidad del contrato de relevo.
        • STS 25/11/2013, Recud. 771/2013 (RJ/2013/8063), sobre el principio de efectividad, donde establece que «de todas formas la asimilación a efectos extintivos entre la relación "indefinida no fija" y la interinidad, no parece razonable que puede llevarse al extremo de obstar una interpretación analógica - art. 4.1 CC - del art. 49.1.c) ET y que no deba reconocerse a aquellos trabajadores la misma indemnización que la prevista para la extinción de los contratos temporales por expiración del tiempo convenido o realización de la obra o servicio pactados; interpretación que se impone con mayor fuerza si se atiende a la Directiva 1999/70/ CE [28/Junio] y a la jurisprudencia que la interpreta [SSTJUE 4/Julio/06, Asunto Adeneler; 7/Septiembre/06, Asunto Marrossu y Sardino; 7/Septiembre/06, Asunto Vassallo; y 23/Abril/09, Asunto Angelidaki], y por la que se reitera el principio de "efectividad" en orden a la contratación temporal».

  2. Cuestiones prejudiciales: el TSJ de Galicia entiende que «El contrato temporal de relevo suscrito por las partes cumplía con todos los requisitos legales exigibles y se extinguió por la empresa en la fecha prevista», así como que «en el Derecho interno cualquier trabajador, indefinido o temporal, puede ser despedido por las denominadas por el legislador "causas objetivas" previstas en el art.52 ET, con una indemnización de 20 días por año (...) Pero solo a los trabajadores temporales se les aplica una causa extintiva por una "circunstancia objetiva" (...) la indemnización concedida en este caso es de 12 días por año de servicio. Si bien, como argumenta la empresa demandada, las causas "objetivas" del art. 52 ET son imprevisibles, por sobrevenidas y la circunstancia "objetiva" del art.49.1 c) ET es previsible, al establecerse en el contrato».

    Por ello entiende que la STJUE De Diego Porras deja sin resolver algunos extremos y por ello eleva las siguientes preguntas:

    1. A efectos del principio de equivalencia, ¿la extinción de contrato por "circunstancias objetivas" del art. 49.1.c) es comparable a la extinción derivada de "causas objetivas" del 52 ET y, por tanto, la diferencia indemnizatoria en uno y otro caso constituye una desigualdad de trato prohibida por la Directiva 1999/70? Porque de ser así el TSJ no tiene duda de que este sí sería un “trabajador indefinido comparable”, ya que cubría el mismo puesto que al que releva.
    2. Dado que el contrato de relevo se justifica en objetivos de política social, ¿legitima este hecho la indemnización diferenciada de un fijo frente a un temporal, sobre todo cuando es la empresa la que establece la temporalidad del contrato?. Ya que de no ser legítimo, la Sala tendría que verse obligada a ignorar la norma del art. 49.1.c) ET ya que, aunque en el art. 21 de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE la contratación temporal no figura literalmente como una discriminación, de la jurisprudencia se desprendería que sí lo es y, por lo tanto, habría que inaplicar el ET para dar cumplimiento a la Carta (por imperativo del art. 6 del TUE).
    3. Por último, al hilo de lo anterior, pregunta si esa desigualdad indemnizatoria de fijos a temporales es una discriminación de las del art. 21 de la Carta citado ut supra formando así parte de los principios generales del Derecho de la Unión.

El asunto De Diego Porras, tal como se preveía, está suscitando nuevas cuestiones de las cuales se irá desprendiendo el verdadero espíritu de la norma europea (los principios generales de la Unión) y cuya jurisprudencia será determinante a la hora de abordar las ya abiertas cuestiones sobre la necesidad, o no, de reformar el Estatuto de los Trabajadores para adaptarlo a la normativa europea.

En cualquier caso, por lo pronto, habrá que esperar a la contestación del TJUE.


Comentarios

Por el momento esta noticia no tiene comentarios. ¡Sé el primero en participar!

¿Quiere comentar esta noticia?
Si es socio o suscriptor, debe iniciar sesión. Caso contrario puede suscribirse o darse de alta como socio en la Asociación Nacional de Laboralistas.
Suscribase GRATIS
Aquí y ahora, y acceda al contenido completo de todos los artículos y noticias
O hagase socio
de ASNALA
Si es socio o suscriptor
Debe iniciar sesión para acceder al contenido completo de las noticias
¿Olvidó su contraseña?
No hay problema, recupere sus datos de acceso al sistema