Seguridad Social e IRPF. La acreditación de la situación de discapacidad

jueves 26 de noviembre de 2015

Dirección General de Tributos, SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas, consulta vinculante V2690-15.

El consultante tiene reconocida una pensión de Incapacidad Permanente Total (IPT), pero al cumplir la edad mínima para la jubilación opta por la pensión de jubilación al ser más favorable económicamente.

En la nueva situación en que se encuentra, tras haber optado a la pensión de jubilación, plantea sus dudas acerca de la acreditación del mínimo por discapacidad.

El presente caso parte de lo preceptuado en el artículo 122.1 de la Ley General de la Seguridad Social, donde se dispone la incompatibilidad entre pensiones del Régimen General, y en virtud del cual, el consultante que percibía pensión por IPT, opta a percibir la pensión de jubilación correspondiente.

La condición de persona con discapacidad en relación a la aplicación del mínimo por discapacidad se encuentra recogido en el artículo 60.3 de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, estableciendo que:

“A los efectos de este Impuesto, tendrán la consideración de personas con discapacidad los contribuyentes que acrediten, en las condiciones que reglamentariamente se establezcan, un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento.”

Situación que se considerará acreditada en:

  • El caso de pensionistas de la Seguridad Social que tengan reconocida una pensión de incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez.
  • En el caso de pensionistas de clases pasivas que tengan reconocida una pensión de jubilación o retiro por incapacidad permanente para el servicio o inutilidad.
  • Y en el caso de personas cuya incapacidad sea declarada judicialmente, un grado de discapacidad igual o superior al 65 por ciento aunque no lo alcancen.

En cuanto a la forma de acreditación de la condición de persona con discapacidad, debe atenderse a lo señalado en el artículo 72 del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas:

“El grado de minusvalía deberá acreditarse mediante certificado o resolución expedido por el Instituto de Migraciones y Servicios Sociales o el órgano competente de las Comunidades Autónomas.”

Por lo que, el consultante, tras el cambio, actualmente percibiendo una pensión de jubilación, a efectos de la aplicación de la reducción en concepto de mínimo por discapacidad, la manera de acreditar la situación de discapacidad será a través de los certificados expedidos al efecto por los servicios citados.


Comentarios

Por el momento esta noticia no tiene comentarios. ¡Sé el primero en participar!

¿Quiere comentar esta noticia?
Si es socio o suscriptor, debe iniciar sesión. Caso contrario puede suscribirse o darse de alta como socio en la Asociación Nacional de Laboralistas.
Suscribase GRATIS
Aquí y ahora, y acceda al contenido completo de todos los artículos y noticias
O hagase socio
de ASNALA
Si es socio o suscriptor
Debe iniciar sesión para acceder al contenido completo de las noticias
¿Olvidó su contraseña?
No hay problema, recupere sus datos de acceso al sistema