Tributación de los cursos de formación impartidos por profesionales del derecho

jueves 04 de febrero de 2016

Dirección General de Tributos, SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas, consulta vinculante V3611-15.

Hechos. El consultante imparte clases de Derecho Procesal Laboral en unos cursos de formación en un Colegio Profesional.

¿Cual es la calificación de los rendimientos percibidos por dar sus clases? Analizamos su impacto en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), en el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) y en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

Partiendo de la no existencia de una relación laboral o estatutaria que vincule al consultante con el colegio profesional que imparte los cursos, debe acudirse al artículo 17.2 c) y 3 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Se califica como rendimientos del trabajo los derivados de impartir cursos, conferencias, coloquios, seminarios y similares, excepto cuando supongan la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios, en cuyo caso han de calificarse como rendimientos de actividades económicas.

De acuerdo al citado precepto, podremos deducir si las rentas se calificarán como rendimientos del trabajo o no. Lo importante para diferenciar las rentas como rendimientos de actividades económicas, es la existencia de ordenación por cuenta propia de factores productivos.

Para ello, la Dirección General de Tributos, ha fijado la existencia de ordenación por cuenta propia, con carácter general, cuando:

  • El contribuyente intervenga como organizador de los cursos, conferencias o seminarios, ofreciéndolos al público y concertando, en su caso, con los profesores o conferenciantes su intervención en tales eventos, o cuando participe en los resultados prósperos o adversos que deriven de los mismos.
  • El contribuyente ya viniera ejerciendo actividades económicas y participe en la impartición de las clases o cursos en materias relacionadas directamente con el objeto de su actividad, de manera que pueda entenderse que se trata de un servicio más de los que se prestan a través de la ordenación por cuenta propia configuradora de la actividad económica que ya venía desarrollando.

En cuanto a los tipos de retención aplicables, en el caso de encontrarnos en el supuesto de rendimientos del trabajo, de acuerdo al artículo 80.1.4º del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el tipo de retención aplicable será:

  • Desde 1 de enero hasta 11 de julio de 2015: 19%
  • Desde el 12 de julio de 2015: 15%

En cambio, si nos ubicamos en el supuesto de rendimientos de actividades económicas, la retención se practicará conforme a lo dispuesto en el artículo 95.1 del Reglamento del Impuesto:

  • 15% o 7% sobre los ingresos íntegros satisfechos.

Al entrar en las actividades económicas, pudiera surgir la duda desde el punto de vista del Impuesto sobre Actividades Económicas, sobre si dicha actividad tiene carácter profesional o empresarial.

Atendiendo al supuesto analizado, si los cursos se imparten por cuenta propia y a título individual y personal, sin que concurran otras circunstancias que delatasen la existencia de una organización empresarial, deberá entenderse actividad profesional. Sin embargo, si la actividad de enseñanza se realizase disponiendo para ello de una organización empresarial propia será una actividad empresarial.

Y en consecuencia, el Impuesto sobre el Valor Añadido, será el siguiente punto al que entraremos, en cuanto a la posible exención de la actividad.

La Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, en su artículo 4, expone que están sujetas a dicho impuesto las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas por empresarios o profesionales en el desarrollo de su actividad empresarial o profesional.

Así, tenemos que, en el caso de que la enseñanza se imparta por quien tenga la condición de profesional, será necesario para su exención:

  • Que las clases sean impartidas por personas físicas.
  • Que las materias sobre las que versen estén comprendidas en alguno de los planes de estudios de cualquier nivel y grado del sistema educativo español.
  • Que para ejercer dicha actividad, deba matricularse en un epígrafe correspondiente a la Sección Segunda de las Tarifas de Impuesto sobre Actividades Económicas, concretamente "Personal docente de enseñanzas diversas".

En el caso de que la enseñanza se imparta por quien tenga la condición de empresario, deberá cumplirse:

  • Un requisito subjetivo, que las citadas actividades sean realizadas por entidades de Derecho Público o entidades privadas autorizadas para el ejercicio de dichas actividades.
  • Un requisito objetivo, en relación al término “enseñanza” señalado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea; y que sean servicios de enseñanza que versen sobre materias incluidas en planes de estudios del sistema educativo español.

Comentarios

Por el momento esta noticia no tiene comentarios. ¡Sé el primero en participar!

¿Quiere comentar esta noticia?
Si es socio o suscriptor, debe iniciar sesión. Caso contrario puede suscribirse o darse de alta como socio en la Asociación Nacional de Laboralistas.
Suscribase GRATIS
Aquí y ahora, y acceda al contenido completo de todos los artículos y noticias
O hagase socio
de ASNALA
Si es socio o suscriptor
Debe iniciar sesión para acceder al contenido completo de las noticias
¿Olvidó su contraseña?
No hay problema, recupere sus datos de acceso al sistema